6 de julio de 2020

Un fármaco para el cáncer cura a un paciente de COVID-19 con problemas respiratorios agudos.

El jefe del Centro de Leucemia de Carreras del Hospital Universitario de Marburgo y vicepresidente de la Fundación Leucemia de Carreras, el profesor Dr. Andreas Neubauer, dirige con éxito un ensayo con ruxolitinib en un paciente con COVID-19 y planea un estudio científico sobre el uso de un inhibidor inmunológico contra esta enfermedad viral.

El profesor Dr. Andreas Neubauer y su equipo del Centro Médico de la Universidad de Marburg han probado, con éxito, la droga para el cáncer ruxolitinib por primera vez para curar a un paciente que sufría de síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) después de la infección con el coronavirus SARS-CoV-2. El Prof. Neubauer y sus colegas han publicado el caso tratado con éxito en un artículo de la revista científica Leukemia. El Instituto Federal Alemán de Drogas y Aparatos Médicos ha aprobado un ensayo clínico en el que los investigadores esperan investigar más a fondo el uso del ruxolitinib para el tratamiento del SDRA asociado a COVID-19.

El profesor Dr. Andreas Neubauer enseña hematología y oncología en la Universidad de Marburgo. Desde 2009, dirige el Centro de Leucemia Carreras del Hospital Universitario de Marburg y es el vicepresidente de la Fundación Alemana contra la Leucemia José Carreras.

"Sabíamos por las publicaciones chinas que la llamada tormenta de citoquinas caracteriza a los pacientes con un curso severo e incluso fatal de la enfermedad", dice Neubauer. "Durante una tormenta de citoquinas, el cuerpo se inunda de sustancias que estimulan el sistema inmunológico". Esta reacción exagerada del sistema de defensa del cuerpo daña el tejido, facilitando la propagación del virus invasor.

Neubauer sospechó que el paciente podría responder al ruxolitinib, una droga usada inicialmente en el tratamiento del cáncer. Inhibe las enzimas del cuerpo involucradas en las reacciones inflamatorias excesivas. "Sugerimos a nuestros colegas que trataban a los pacientes que el fármaco contra el cáncer podría ser capaz de prevenir los efectos potencialmente mortales causados por el daño inflamatorio en el tejido pulmonar", apunta Neubauer.

"Nos enfrentamos a una decisión difícil", añade el profesor Dr. Hinnerk Wulf, Director del Departamento de Anestesia y Cuidados Intensivos. "No se sabía si la teoría se trasladaría a la práctica. Después de todo, el tratamiento experimental también estaba asociado con el riesgo". La condición del paciente de la Universidad de Medicina de Marburgo mejoró después de recibir ruxolitinib. El equipo de tratamiento notó una estabilización clínica así como una rápida mejoría en la respiración y la función cardíaca.

El éxito del tratamiento no ha sido un caso aislado. El equipo de Marburgo también administró el fármaco contra el cáncer a varios otros pacientes para controlar un curso grave de la enfermedad. "Al final resultó bien para todos los pacientes que recibieron el medicamento contra el cáncer durante más de una semana", explica Neubauer. Un equipo dirigido por el profesor Dr. Paul Graf La Rosée en el hospital Schwarzwald-Baar también ha informado del uso exitoso del inhibidor inmunológico, aunque en casos menos graves.

"El tiempo transcurrido entre el inicio de la administración de ruxolitinib y la mejora de la salud es tan corto que es razonable suponer que el fármaco contribuyó al curso clínico favorable", explica Neubauer. Basándose en el éxito del tratamiento, el Instituto Federal Alemán de Drogas y Dispositivos Médicos ha aprobado un ensayo clínico que probará el efecto de la administración adicional de ruxolitinib en pacientes con COVID-19.

Este ensayo ha sido apoyado en parte por la Fundación Alemana de Leucemia Josep Carreras (AH 06-01; a A.N.), así como la financiación de acceso abierto del artículo ha sido proporcionada por Projekt DEAL.