16 de julio de 2020

Nueva clasificación y pronóstico de Síndromes Mielodisplásicos Secundarios publicados en Leukemia

Francesc Solé, líder del grupo de Síndromes Mielodisplásicos y Blanca Xicoy, líder del grupo de Neoplasias Mieloides, ambos del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras, colaboran en un artículo publicado en Leukemia sobre la clasificación y pronóstico de los Síndromes Mielodisplásicos Secundarios. 

El artículo “Therapy-related myelodysplastic syndromes deserve specific diagnostic sub-classification and risk-stratification-an approach to classification of patients with t-MDS” es el resultado del trabajo del grupo mundial de Síndromes Mielodisplásicos coordinado por Ulrich Germing (Heinrich-Heine-Universität Düsseldorf), Detlef Haase (Universitätklinikum Göttingen), Peter Greenberg (Stanford MDS Center), Guillermo Sanz (Hospital Universitario y Politécnico La Fe) y Francesc Solé.  

El Grupo de Trabajo Internacional para el Pronóstico en MDS (IWG-PM) generó previamente el sistema de estratificación pronóstica de los SMD, IPSS revisado (IPSS-R) y en la actualidad está evaluando el impacto de las mutaciones moleculares en el pronóstico, en lo que será el denominado IPSS-M (molecular).

La actual clasificación WHO (2017) propone la entidad “Therapy related myeloid neoplasms (TRMN)” o neoplasias mieloides asociadas a la terapia, en la que se engloban las leucemias mieloblásticas agudas (LMA), SMD y SMD/neoplasias mieloproliferativas (SMD/NMP) secundarias a una neoplasia y tratamiento previos.  En el presente trabajo, basado en una base de datos de pacientes pertenecientes a centros del IWG-PM, se recogen los datos clínicos de pacientes con el diagnóstico de SMD secundarios y se comparan las características clínicas y biológicas con los SMD primarios o de novo. Los resultados sugieren que dentro de la entidad TRMN, se deberían hacer 3 grupos, LAM secundarias, SMD/NMP secundarias y los SMD secundarios, dado que se trata de enfermedades que cursan con características clínicas y biológicas distintas. Estos resultados son la base para avanzar en un segundo trabajo que está siendo liderado por Detlef Haase y Francesc Solé, en el que se quiere correlacionar el cáncer y tratamiento previos con los cambios citogenéticos.