3 de marzo de 2015

Nuevos avances en el tratamiento de los pacientes con mieloma múltiple en recaída

El Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras, junto con el Instituto Catalán de Oncología (ICO) de Badalona, participa en un nuevo estudio para mejorar la supervivencia de los pacientes con mieloma múltiple que no responden a los tratamientos habituales.

El Dr. Albert Oriol, hematólogo del ICO e investigador del Instituto Josep Carreras, es quien participa en este ensayo clínico internacional, publicado recientemente en la revista científica clínica New England Journal of Medicine. En el mismo se han incluido 792 pacientes con mieloma múltiple recaído a los que se les ha añadido un tercer fármaco (carfilzomib) a la combinación habitual que se les suministra (lenalidomida y dexametasona).

Esta variante permitió aumentar el tiempo de respuesta al tratamiento hasta la siguiente recaída en más de medio año (de 18 a 26 meses). Tan importante como esto es que la combinación de tres fármacos no resultó más tóxica que la administración de dos fármacos. Otros estudios en curso están explorando combinaciones similares, combinando fármacos más potentes y activos y donde la eficacia superior no se vea contrarrestada por una toxicidad superior.

A finales de 2014 el Dr. Oriol también participó en otro ensayo clínico internacional de éxito a través del Instituto de Investigación Josep Carreras y del Instituto Catalán de Oncología. Este primer estudio estaba dirigido a mejorar el tratamiento de los pacientes con mieloma múltiple que no pueden recibir un trasplante de médula ósea por su avanzada edad, siendo éstos la mayoría. 

El mieloma múltiple

El mieloma múltiple (MM), es un tipo de cáncer de la sangre que afecta a las células plasmáticas, un tipo de glóbulo blanco que se localiza preferentemente en la médula ósea. Suele afectar predominantemente a personas de edad avanzada, siendo la media de edad 65 años. Sólo el 15% y el 2% de los pacientes tienen menos de 50 años y 40 años, respectivamente.

En caso de requerir tratamiento, en los pacientes de menos de 70 años de edad éste se basará en quimioterapia intravenosa clásica, asociada o no a uno o varios de los nuevos agentes y seguida de un trasplante autólogo (que ha pasado a formar parte del tratamiento estándar de esta enfermedad). La finalidad del tratamiento es siempre frenar la evolución de la enfermedad y mejorar los síntomas ya que, lamentablemente, ninguno de ellos permite su curación.

El mieloma múltiple es una de las enfermedades hematológicas donde más progresos se han hecho en los últimos años. La optimización del tratamiento inicial ha permitido duplicar el tiempo hasta la recaída y la supervivencia de los pacientes, sin embargo en la mayoría de pacientes acaba recayendo de la enfermedad y necesitan nuevamente tratamiento. Tradicionalmente los tratamientos de segunda línea y posteriores consistían en un uso secuencial de fármacos para obtener respuestas de cada vez menor duración con el mínimo de toxicidad posible. Últimamente, se están buscando combinaciones más activas que permitan mejorar también los resultados en pacientes recaídos.